martes, 9 de septiembre de 2008

A QUIÉN CULPAR









Hay un sitio en las aguas en que el hombre
pone a pruebas sus fuerzas,
un sitio oscuro y húmedo en que la soledad nombra la duda.

Hay un sitio, un oscuro y húmedo sitio,
en que se superponen los arcos de la muerte;
el agua traza, alejada de todo esfuerzo humano,
líneas que han de cruzarse en un espacio incierto.

Hay un sitio, un tiempo real e inabarcable
en que comienza a olvidarse todo tiempo pasado,
toda verdad lamiendo los muros del recuerdo.

Palabras para una historia enferma y eternamente dividida,
sin árboles, sin espejos, sin brumas insondables.

A quien culpar cuando la noche canta.
.

3 comentarios:

TIROFIJO dijo...

"De ahí, que la iniciativa más viable es el envío de dinero en efectivo, por parte de los familiares emigrados, a sus parientes en Cuba."

Ya lo entendemos Yoani, pero tu te imaginas lo que es "sacrificar los principios" por unas pobres gentes, unos cuantos miles no más, que se están muriendo de hambre. Además, no son ni artistas, ni se les está coartando la libertad de expresión, ni le dicen al comandante que “no coma pinga”.

Anónimo dijo...

"A quién culpar".
No me asombra leer este poema universal, de verso esbelto, de tanta polisemia, que tanto nos hace reflexionar. No me asombra porque a eso nos tienes acostumbrados, a poesía de altos quilates. Nunca dejes de escribir. Y sabes que no me gusta alabar por alabar y menos a los amigos.
Félix Luis Viera

Heriberto Hernández dijo...

Los hombres como usted no nesecitan alabar a nadie, por eso me siento halagado. Gracias.