martes, 21 de diciembre de 2010

GUSTAVO EGUREN / E.P.D.

.
Nos vemos, Gustavo
.
Por Félix Luis Viera
.
Con un poco de retardo el periódico oficialista de Cuba, Granma, ha dado a conocer la muerte del escritor Gustavo Eguren. Con un poco de retardo y con muy pocas líneas. Debe ser porque por estos días hay noticias mucho más interesantes. Por demás, la muerte de un escritor no merece tantas líneas como otras, según hemos visto, con pertinacia, en las páginas del Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba.
Eguren era un buen escritor. Y un hombre bueno. Conmigo fue bueno desde que nos conocimos a principios de la década de 1970. Y era un hombre inteligente. “Llévate el golpe”, me dijo por entonces. Era un principio que, según se afirma, valió para la concepción del Judo y otras disciplinas. Surgió, dicen, de aquel que estaba observando cómo las gotas de lluvia no lograban perforar las hojas de una planta porque éstas cedían ante el impacto. “Se llevaban el golpe”. Sin embargo, la roca más compacta, resulta perforada, gota a gota de lluvia, con el paso del tiempo; porque ofrece resistencia. Gracias, maestro.
Me ayudó —con su talento, su bondad, su sabiduría más que todos—cuando, en 1973, “los potros de bárbaros Atilas” casi me aplastan. Él me dio el consejo, él me dio el Norte a seguir. Y me animó. No se apartó del apestado.
Una y otra noche, durante décadas, me ofreció amparo en su casa del vedado, donde las macetas del balcón eran atendidas con toda puntualidad por la buena de María Elena, y donde Gustavito —a quien vi nacer— dio sus primeros pasos y sus primeras corridas.
Era un hombre de un humor fuera de serie. Y un escritor igual. Y congratulado por Dios con una paciencia infinita. Aun era capaz de, sin ser psiquiatra, calmar al ansioso, reanimar al deprimido. Sólo una vez lo vi perder los estribos: un funcionario había “enredado” ciertos documentos que necesitaba. Aquella tarde, enrojecido por la rabia, con expresiones que yo no le conocía, estalló y rompió varios papeles delante de mí. Sólo unos minutos después bajamos las escaleras del edificio donde vivía. Sonrió y me dijo “nada, bicho” y siguió sonriendo. “¿Qué pasa, bicho?”, era por lo general el saludo cuando nos encontrábamos.
Antes de conocer al hombre conocí al escritor, por La robla. Sin embargo, creo que allí ya estaba el Hombre: el comedimiento, la capacidad de reflexión, la justeza en la Propuesta que siempre, además de lo antes dicho, me hicieron admirar a Gustavo. Y ese ánimo de solidaridad, del cual, hoy, muchos, podrían dar fe.
“A Gustavo Eguren, buen maestro”, reza en la dedicatoria de mi cuento “Noemí”, fechado en 1983 y que forma parte del libro Precio del amor, editado unos años después.
Por hoy eso es todo, Gustavo; seguramente leeremos más cuartillas sobre ti. Y sobre todo seguiremos leyendo las tuyas.
Ahí nos vemos, bicho.
.

domingo, 19 de diciembre de 2010

WORK IN PROGRESS

(o los poetas no se jubilan)
.
Ya en una ocasión me referí a Kozer como un mito urbano. Su insistencia indecente de andar abofeteándonos con la minuciosa contabilidad de su productividad poética (un poema cada 3.11 días, si aceptamos que sus chillidos al nacer fueron su primera manifestación lírica) impone que se le haga una auditoría seria. Su intolerancia, manifiesta en este artículo falaz y disparatado, nos concede al menos el derecho de mostrarnos incrédulos y exigirle que publique los facsimilares de sus libros de asiento.
Hablamos, claro, de cantidad. De calidad no es tiempo aún, tratándose de una obra sujeta a cambios, “unos 8235 poemas” susceptibles de ser corregidos “a carta cabal", de ser mirados y remirados “desde una pugna acérrima con su ser y su imposición, sin ceder jamás un ápice a la facilidad, ni a la solución expedita y trillada”.
.
¡Menudo trabajo ha dejado -casi en su totalidad- para los años finales de su vida!
.

ELECCIÓN

.
Releo, después de muchos años, su primer libro y siento que no es solamente un asombroso caso de madurez. Es un acto de convicción manifiesta. La Primera Palabra que puede definir este acto de lucidez es “elección” ya que Lezama sostiene siempre, defiende, la observancia de la opción depuesta. Asoleándose ya en los balcones de su espejeante sensibilidad tropical, José Lezama Lima entra por la puerta facetada de la poesía cubana con un poema que, como una cometa china, sostienen dos cuerdas: una de seda negra, en la que hace equilibrios la muerte y otra, multicolor, donde se confunden la ansiedad y la sorpresa que anteceden el goce, y el despliegue en que galopan los sentidos liberados del ejercicio de la razón. En “Muerte de Narciso” el dardo, portador del pasaporte dorado a la ascensión, ha partido, incluso antes de que se constate la inminencia de la muerte. El tiempo, la fracción de tiempo, puede ser descrita, y en tanto degustada. Para Lezama, el inicio y el fin no son más que las cotas de un recorrido, una fracción de tiempo, como la tajada de una fruta, en que el hombre se complace. Se agota en sí, se entrega en la mano ahuecada, apagando la sed del labio que puede nombrarle:
….
Mano era sin sangre la seda que borraba
la perfección que muere de rodillas
y en su celo se esconde y se divierte.
Siempre bordeando los frisos de la euforia, logra extender la vista y ver en derredor los signos de la inminencia, la línea donde algo termina. Dejarse troquelar por las exigencias de la vigilia, del estar atento al instante en que se producirá el hecho, sujeto de iconografía o versificación, no nombrará las sutilezas de lo que, una vez consumido por la fugacidad en que transcurre, se reproducirá innumerables veces de un modo igualmente degustable.
En chillido sin fin se abría la floresta
al airado redoble en flecha y muerte.
Ha captado, desde su calendario de siestas y retretas, que la gravedad se asienta sobre la clave lenta que marca, repetida, multiplicada, el tiempo. El tiempo lento que da margen a la eclosión del discurso, en que pueden desplegarse la saliva, los fluidos todos, para ahogar la innúmeras sensaciones.
Granizados toronjiles y ríos de velamen congelados,
aguardan la señal de una mustia hoja de oro,
alzada en espiral, sobre el otoño de aguas tan hirvientes.
Dánae teje las floraciones, los olores, los sabores. Diluye en esa corriente de aguas que no devolverán su imagen, que no pueden reproducir la ascensión anunciada de Narciso, la pulpa jugosa de los frutos del goce. Es el poeta, que aún en su juventud, no desatiende las formalidades que le impone su predisposición a juzgar las magnitudes sobrehumanas, las dimensiones que le exceden, sin encerrarse en el soliloquio castrante de la fe.
El río en la suma de sus ojos anunciaba
lo que pesa la luna en sus espaldas
y el aliento que en halo convertía.
Lezama no duda, y no dudará en lo que resta del poema, (y de su obra, y de su vida,) dejándose arrastrar por una corriente en que naufragan el dogma, el sentido de lo perdurable o inamovible, de lo eterno. El poeta, atento a los reclamos que han de hacerle, atento al pez de ojo vítreo, a su mirada profunda de mármol, levita y escribe.
Pluma morada, no mojada, pez mirándome, sepulcro.

Lenta se forma ola en la marmórea cavidad que mira
por espaldas que nunca me preguntan, en veneno
que nunca se pervierte y en su escudo ni potros ni faisanes.
Y escribe, que es oficio eterno, muchos inicios cada vez, y muchos abismos que parecen el fin. Esa será la elección: morder el fruto, palpar la carne, escuchar el susurro de toda ave o el silencio. Tirar de la cuerda que puede liberarnos de la negación que reproduce el espejo.
Húmedos labios no en la concha que busca recto hilo,
esclavos del perfil y del velamen secos el aire muerden
al tornasol que cambia su sonido en rubio tornasol de cal salada,
busca en lo rubio espejo de la muerte, concha del sonido.
El poema es una afirmación más que una tesis. El poeta se reconoce dispuesto a ofrecer el flanco, a pagar el diezmo por su acto de afirmación y su osadía.
Chorro de abejas increadas muerden la estela, pídenle el costado.
Lo ha escrito y es el comienzo. Un inicio que se reduce a desafiar el fin y a loar la finalidad. Recomenzará siempre, como una canción en que se hace honores a lo previsible y sin embargo se obtiene el ennoblecimiento en la sorpresa. El azar en que concurren las saetas de los sentidos, recompensará su vocación hedonista y apartará de su paso asmático las claves que tornan la palabra en hielo. Su obra posterior lo confirmará.
Retrato de José Lezama Lima. Erick A. Hernández. (Acrílico sobre Lienzo. 16” x 20”)

ANÉCDOTAS: Marta Valdés / Eliseo Diego

.
................................................
I
Recuerdo haber leído una entrevista a Martha Valdés en que esta, haciendo uso de esa cortante lucidez que me hace recordarla -tal vez sin muchos argumentos- como una mujer a veces áspera, fulminó al periodista con una frase lapidaria. Al ser interrogada sobre si no le preocupaba el hecho de que sus canciones fueran incluidas en su repertorio por muy contados cantantes, la gran compositora respondió que ella ponía en sus canciones todos los elementos musicales que iban a necesitar para defenderse por sí solas: “mis canciones no son escogidas, ellas escogen sus intérpretes”.
.................................................II
Cuentan que, un poco en broma, alguien le manifestó a Eliseo Diego su preocupación por la “alarmante” tendencia de muchos escritores jóvenes cubanos a elaborar un discurso estéticamente cercano, o con referencias muy apreciables a la estética de orígenes y en especial a la figura de Lezama: “son cada vez más Lezamianos”, fueron los términos utilizados. El poeta, que no se dejaba arrastrar fácilmente a divagaciones teóricas, le tranquilizó sabiamente: “no hay que preocuparse, las aguas vuelven a sus causes, no se puede escribir Dador con octavo grado de secundaria".
.

CRÓNICAS

.

.................................I
. En la brillante hoja de la jagua están grabando
......la oscura interrogante en que hemos de imaginar el fin;
......hemos diseccionado el agua amarga,
......los fuegos en que el dandy se hace nombrar
......con un sabor a confusión y asombro.
.Desde el extremo que punza el recuerdo, se aventura el más
................................/endeble temblor de la amistad;
......días después habrán de nombrarle,
......habrán de sumarle a la sombra que su imagen ejerce
......un no menos sombrío ejercicio de la reminiscencia.
Muy lejos, aún muy lejos, él insiste en el vino
......que por una extraña razón nunca llegara;
......el dandy, arma un relicario de insípidas y lavadas
................................/historias familiares
......y se hace recortar en una foto en que comienzan a
................................/aparecer,
......velados por una luz impalpable,
......ancianos encorvados y sombríos cual trenes de
................................/provincia.
.-Vino, al menos vino, punzaremos el recuerdo aunque

........,......................./nos cueste..Vino del más amargo o del más dulce vino;
......recuerdos siempre latentes en que como un tormento se
................................/envilece la sangre,
......o latentes recuerdos en que el temblor se agolpa
......cuando se piensa en una de dos muchachas tristes.
Hay más, dos chicas dispersas de hablar sin ser oídas
......-que sólo el silencio intentará entender-
......y una oscura y fría habitación en la más blanca casa
......que la ciudad un día imaginara.
Imagine dirá, repetirá imagine, imagine
......con un temblor dulce y amargo en la garganta;
......sólo unos pocos de nosotros una vez lo sentimos
......o lo sentimos aún en algún modo, imagine,
......imagine, yo prefiero a sombra y herida
......sumar sombra y asombro.
.Hay más, y hay, una necesidad innoble de hostigar el recuerdo.
.................................II
.Otros dirán, nada digno de alabanza en ella se insinúa
......nada esboza el misterio, nada le perpetúa o le corona.
El cronista sonríe mientras dibuja en el temblor su ausencia,
......ella no posará para las fotos
......no tendrá un mínimo lugar en el olvido de la crónica.
.
-Iremos donde el mar, donde el silencio y la humedad..Cuando haya oscurecido, llegarán los más familiares
......y lo desconocido admirable o soberbio.
El cronista se adormece en su ausencia,
......una muchacha baila en su memoria el silencio que no
................................/podrá nombrar;
......ha de escribir una carta,
......escoge las palabras que habitualmente destierra de la
................................/melancolía,
......ha oscurecido y ha de escribir una carta,
......ha de simular que lo hace con las palabras del mayor
................................/sosiego.
.-Iremos donde el mar, donde el silencio y la humedad coronan................................/lúcidas transparencias.
.Ha oscurecido y la pradera se extiende
......con un temblor de indescifrable enigma.

.

sábado, 18 de diciembre de 2010

MÁS QUE UNA CERTEZA

.
.
Si la boca custodia ciudades en los labios
...y en el ojo, otros ojos buscan.
Si en la mirada
...las negadas palabras, por la boca o la nada,
...el ojo no respaldan.
Si no amparan agravios

...una mano y la mano otra, que fuera espada,
...porque de ver no sanan, y labios, nunca sabios,
...nombran, porque no mientan ni compás ni astrolabios.
Si porque te señale, y tu sombra abreviada

...del pecho no destierre, no haga elogios veniales
...y al agua no regrese tus sueños diluidos,
...me ausentaré, o de muerte iré a engrosar anales.

No harán que niegue sangre, que trasiegue fluidos,
...que nieve arda en mis ojos, o turbios animales
...se disputen mis huesos, por el lodo esparcidos.
.

domingo, 12 de diciembre de 2010

DIARIO DE CUBA (de leer)

.
.
Fragmentos de mi libro inédito
.

.

sábado, 11 de diciembre de 2010

HISTORIA SECRETA / Paul Guillén

.
De su libro Historia secreta (AECID - Lustra editores, 2008), que nos hiciera llegar amablemente el poeta peruano Paul Guillén (1976), ha escrito Luis Fernando Chueca: “Leer Historia secreta es aceptar una invitación a abismarse. A dejarse llevar por una violencia que se levanta, en primer lugar, contra uno mismo.” Puede, tal vez, parecer una apreciación desmesurada, pero la lectura nos hace percatarnos de inmediato de la exactitud de sus términos. La fragmentación explicita en la exposición de los textos no hace más que invitarnos a una integración que vaya mas allá de lo formal, de lo tipográfico. La sensación latente de que existe un cordón que puede unir el antes y el después, el origen y el tiempo que vendrá; trenzado con los hilos en que se confunden la tradición lírica y la historia, podría ser el antídoto que nos haga inmunes a la dispersión, a la inexistencia. El poeta ha tirado de esa cuerda y este libro pudieran ser los apuntes de esa aventura.
.
.
¿COMO PUEDE EXISTIR UN INKA NEGRO?
.— No. Lo que es negro es tu alma. Lo que es negro no es el Cuzco ni Bolivia, tu engendras en el vientre de la tierra colores traídos por un puma — son colores que mezclan el verde, el amarillo, el lila. ¿Puedes imaginar un color así? Cuando estés abajo sentirás las pisadas — veras las huellas — sopla mas fuerte tu aliento — que llegué a las cumbres más altas — es cierto — tu quieres subir a la cumbre del Waytapallana y en tu primer intento pierdes un diente tres mil dólares y los zapatos — sientes el frio desde las plantas de tus pies — como sube hasta tus corneas y se enrosca a tu cerebelo — si subieras más alto verías las cabezas de los dioses muertos — a tus perros pastando los campos — a Juan que no se ha ido — que siempre regresa — que vive y martillea tu cerebro — hasta cuando aguantar las humillaciones — porqué no gritar de una vez y para siempre y mantener ese grito como un glacial en la mente de los demás — ¿para qué he venido hasta la cima? Escucha……………………es el zumbido del ave celeste que contempla tu sombra y tu contemplas sus ojos de témpano de iridio — repites: ¿cómo puede existir un Inka negro? — si en las alturas lo negro no produce el vértigo — señalas lo blanco sobre lo blanco, ¿en realidad existe? Viaja en tu interior hacia México, Chile o Brasil y pregunta lo mismo. Entonces, sabrás que no hay Perú, Chile ni Bolivia. No creo. Cierra los ojos, hablemos del mar, de las ciénagas. Ahora, rey negro, empieza tu tiempo.
.
.
NINGUN LIMBO BAJO EL SOL.
……………..
“Tanto te soñé desnuda que he perdido el Sol"
.
1.
El revés de las cosas pierde su realidad y se convierte en un cable pelado, un sol que alumbra las estaciones se detiene en la ficción de lo existente, la luz del día girando en el poema.
Imagina lo blanco sobre lo blanco, su sombra, su contorno, el perfil de la materia y la trilogía del mar, una galaxia entera fallece entre los restos de tu rostro pétreo.
En el prado: la música, los insectos, las lágrimas caen sobre los pétalos y vomitan sobre un rosal sanguíneo y curvo.
Tus ojos ven la ebullición de una espina en la cornea, y el poema empieza a sangrar y desfallece de nuevo. Y en el incendio de esta fiesta pienso y me consumo aguantando el mundo que me aprisiona y me asfixia — no poder arriesgar el seso ni las manos menos el silencio, si me acompañaras una noche por este camino verías que lo obsceno es más negro que mis venas. En este instante no desarmes mis palabras no desarmes mis instancias mis esencias de oro verde.
La herida estalla como un látigo en el poema, el dolor se acrece en los pantanos, pero tu dolor inasible bajo las formas del absente vive en esa boca callada — evocas la combustión de los planetas ese corazón putrefacto que se quiebra a pedazos gélidos, humana Capital de las dolencias, derruida en el recuerdo y el absurdo.
Pero tú vuelves al poema.
No puedo rendirme en conseguir la imagen perfecta debo pronunciar miles de palabras para encontrarte o perseguirte: "y, sí; Amor es una bella palabra". Desde el amor, el poema se niega a seguirme, se aleja cada día más negando la convicción que antes tenía, desde el silencio, se niega en arribar a la otra margen. Ese cable pelado que destila la ponzoña del mundo — nudos que contradicen la armonía de los crepúsculos ¿para qué seguir nombrándote y seguir sufriendo en el poema?
.2.
Dos cuerpos permanecen opuestos en la cama sus sombras respiran junto a la pared, el esp1ritu se va en cada bocanada, la inmateria como prolongación de la Belleza, el primer fuego como extinción del lecho nupcial. Tu cuerpo desnudo ocupa toda la habitación y me aprisiona contra las paredes, no puedo respirar el fuego de tu vientre, debo morder con suavidad esa sustancia, morder porque mi boca necesita del líquido verde de tus pasos contempla como en una cueva una Hera salvaje se inunda de recuerdos y los minerales penetran por sus poros y forman nuevos seres si alguien creciera dentro de ti nunca te darías cuenta del momento de la transformación solo notarias una pequeña cantidad de agua fétida chorreando las iluminaciones, finalmente podría llamarte Sofía pero ¿acaso ese fue tu nombre?
.3.
Podrías decir que lo elemental del habito es bailar con la muerte en una feria provinciana — ese lenguaje mudo en las eses pierde su realidad o tu pierdes tu realidad y te vas borrando, tal Vez, todo esto sea una bella mentira. El celador todo el día no te deja salir del mundo y te hace hablar del peso, del zapato y del astro. Pero tú guardas en tus sesos un pedazo de ala, un pedazo de sol y un pedazo de kilo. Eres el moribundo aquel, el que cae bajo el sol de mayo abatido y su piel arde en cenizas, siempre en descenso, también, eres la victima mayor de un incendio, por eso, tu rostro está roto, cojo, amoratado ¿se nota esa parte en el poema? La poesía como un péndulo ahuecado con casas y citas bordadas en un liquido celeste que no me atrevo a consumir — todo ello parece un signo de inmovilidad, donde los Dioses dejarían constancia de su paso por el mundo mediante el incesto mortal. Lo hemos intuido hace miles de siglos desde otras galaxias y otros símbolos. Habito más que el infierno y me consumo en llamas en esta Villa, herido por la rotación de los planetas que se suceden en el poema horadando la presión y el patíbulo.
.4.
El cielo se derrumba sobre el poema. Son como restos de un naufragio, como una hoja do nuez perdida en la cabeza, como un inmenso túnel pegajoso quo nunca acaba. Para qué sigues mirando al ciclo si el derrumbe lo perdió todo — voltea tu mirada hacia las sirtes del mundo. No poseo la madurez para hablar de tu talento solo puedo hablar del mundo donde habitas junto al silbo de los aires amorosos oh tus ínsulas extrañas oh tus ríos nemorosos no temeré a la fieras y andaré por bosques y fronteras o no seré nunca mas nadie.
.5.
El poema calla su luz no aguanta las molestias de ser una cosa inerte a veces yo mismo me niego y pendo como un hielo desde la torre mas alta. Finalmente, ¿desbrozarás el cáliz de fuego de tus propias palabras? Vivir encerrado sin necesidad de la palabra es como para morirse ahogado en sempiternas corrientes submarinas y, así, resurgir con el verano sangriento amarrado a una camisa de fuerza violado y morado junto a peces de colores.

.
6.
Una muñeca de museo te hace una muesca desde el relente de las horas te pide que confieses tu historia secreta — cierras los parpados. Recuerdas toda la historia como en una mano vacía, se te caen pedazos de historia, los desperdicias en la sección sexta, te distraes con el ruido de las teclas, con la picazón de tu cuerpo y te desvías de la noche.
El ojo se abre, lo cierro y se consume, los residuos de luz destierran a los insectos. Soy el único vestigio del vértigo. Soy aquel ser sin rostro que el vacío niega, soy quien anuda su vientre, su páncreas a las palabras, sin órganos, sin rostro y sin deseo. El poema no trastoca el fluir de tus córneas sólo espera que tras los tenues hilillos de luz la sombra de tu ser arda como un árbol de moras líquidas.
.
7.
Uñas de vidrio o un cuerpo que se desplaza desde tu pelo hasta los más remotos planetas por la historia secreta, despacio, muy despacio. El balbuceo toca tu lengua, tu tráquea, tu transición. El místico marcado por las pústulas de un encierro en el Convento de las Descalzas. Un mamífero afiebrado por su deseo de ser otro. En la penumbra, sientes los grilletes que te aprisionan, no podrás llegar a la otra margen. El cervatillo de plata jamás lo haré. En la madrugada, los alaridos del marqués rompen la mañana en cautiverio. Tu cuerpo desnudo es como un cristal fuerte, afiebrado y sin revés.
.8.
El paso del cero al uno y del uno al cero cargado del sinsentido por tus riberas transita tu hermosura y mis ojos no lo pueden ver. Repaso el Cosmos con el pié, siento unas letras en mis sesos que se entrechocan y salen chispas, ese no poder asir es mi desesperación. Resisto en mi interior — recuerdo: el poema se vuelve una sombra en tu cabeza.
.9.
Una navaja corta el poema en doce panes desigualas nada se parece a un planeta, un zapato, un tallo, una espina. Fijo la visión en el peine, habito los bajos fondos y descubro que los altos dones nos serán negados.
.10.
El poema se niega a sí mismo, se transforma, se vuelve verde, líquido, savia, tampoco las palabras dicen quienes son o si has muerto en la batalla y nadie piensa en ti, los otros, ellos, los que estén en tu lugar, has muerto y eres otro, he muerto y soy otro, todos estamos muertos, este mundo muerto, estos bosques muertos, esta agua muerta, estos amigos muertos, esta mujeres muertas, estos perros muertos, no quiero ser alguien distinto. El poema se niega a sí mismo: He aquí su eternidad.
.
11.
El poema penetra los astros, los tallos, la espina y el zapato. Las esporas sangrientas, franqueando el peso de todos los elementos, relinchan a la hora final de la historia secreta.
.12.
Ah, la historia secreta, entre su cuerpo cavernoso y el poema, nada encontrarás.
.
.
Paul Guillén
: (Perú, 1976) Poeta y editor. Estudió literatura en la Universidad de San Marcos. Ha publicado los libros, La transformación de los metales (TRpode, 2005) e Historia secreta (AECID - Lustra editores, 2008). Realizó las antologías Gesto de Julia Ferrer (2004, en co-autoría con Renato Gómez) y Poesía peruana contemporánea. 33 poetas del 70 (2005), y ha sido antologado en diversas muestras de poesía peruana en México, Argentina, Brasil, EE.UU., Suecia, Ecuador y Colombia. Su poesía ha sido traducida al quechua, portugués, checo y francés. Es el miembro más joven del mítico movimiento poético "Hora Zero" y dirige con mucho éxito el blog y la editorial, Sol negro.
.

viernes, 10 de diciembre de 2010

EL CUERPO DEL DELITO

.

.
Abre sus puertas hábeas corpus, blog del poeta León de la Hoz.
Welcome
.

martes, 7 de diciembre de 2010

INVITACIÓN

.
Project Zu y Alliance Francaise invitan a Noches Literarias con la presentación del libro En el lenguaje lascivo de los perros, del escritor cubano Adalberto Guerra.
.
.La presentación estará a cargo de Elena Tamargo y Julio Pino.
.
.9 de diciembre, 7 pm a 9 pm
Alliance Francaise South Florida
618 SW 8th Street
Miami, Fl 33130
.Adalberto Guerra (Ad Guerra) San Antonio de Cabezas, Matanzas, Cuba, 1967. Poeta, narrador y editor. Reside en Palm Beach, Florida desde 1994. Entre sus publicaciones más recientes está Cazadores de la sombra del ave. Editorial Velámenes. Palm Beach. 2009.
.
.

sábado, 4 de diciembre de 2010

HACIA LA MEDIA NOCHE / Juan Carlos Valls

.
.
.....................a Joaquín Badajoz
.………………Yo no daría la vida por mi vida:………………es otra mi verdadera historia.………………………..Octavio Paz
.hacia la media noche
y a las puertas de un templo que perderá mañana
su dios y sus columnas de artificio
un poeta me explica
su estrategia para esperar la muerte.
me habla de su angustia
por los desastres verdaderos
de sus mujeres lúdricas
de un extraño poder para elegir los dioses del futuro
y de las trampas lícitas del hombre
ese animal concéntrico que escoge sus victorias
y convierte en paisajes
la carnicería de sus sueños.
.como quien no tiene nada que perder
entramos en la sal de las palabras.
nos leemos los labios e intercambiamos vidas
y acordamos entonces como antiguos amigos
que todo tiempo pasado fue mejor.
.un indicio.
un intercambio de límites.
una península de pájaros.
todos son respiraderos en donde la memoria
…………………………….enciende lámparas.
un pueblo.
una mirada perdiéndose al final de una calle
la misma por donde escapaban mis ojos
a descubrir lo que luego sería “la estación violenta”.
el cuerpo del delito.
la mancha de peces
en mi contrariada cabeza de agua.
.
a media noche
cualquier conversación puede ser confundida
con un deslave.
con la ceniza enlodando la rosa.
.pero el poeta sobrevive a los desastres inútiles
trabaja sobre la piedra
que un día llamarán casa de otro
y escribe sus letanías con la hormigueante paciencia
que le ha ganado túneles
en un tiempo donde las escaleras
son un pasillo hacia los arquetipos de la dicha.
.es un indicio.
un intercambio de límites.
una península de pájaros.
una rara canción
alimentando un bello gusano.
.es así como las conversaciones endulzan el silencio.
con espirales
y bocanadas de mentiras humeantes.
demasiadas palabras construyen algo
pero el poeta sospecha
y con la misma lámpara conque sobrevive la memoria
hace arder cualquier atisbo de melancolía
y contra el primer muro
lanza vísceras podridas en el mal vivir.
.es así como ha venido haciéndose de una historia
como ha tendido sobre el abismo
la blanca sábana que un día llamarán
el magnífico puente de otro.
.JUAN CARLOS VALLS: (Güines, La Habana, 1965) Su obra literaria ha sido galardonada con el Premio David (Cuba, 1991), el Premio Pinos Nuevos (Cuba, 1994), el Premio ORIPPO (España, 1995), entre otros. Reside en Miami, Estados Unidos. Ha publicado los libros De cómo en la estación de un pueblo el pretexto del viaje son las bestias (1991), Los animales del corazón (1994), Los días de la pérdida (1995), Conversaciones con la gloria (1995), Yerbas en el búcaro rojo (1996), La soberanía del deseo (2000), y La ventana doméstica (2008).
.Ilustración: No patees las cabezas de los míseros hermanos desdichados, Gustav Doré. Dante y Virgilio caminando por el centro helado del Infierno.
.

martes, 30 de noviembre de 2010

ESCRITOR EXILIADO VIAJA A LA HABANA

(para experimentar ostracismo oficial).
Por Yodelsis Cadalso
.Con motivo del centenario del insigne poeta José Lezama Lima, las autoridades cubanas han efectuado una serie de homenajes, y han desarrollado múltiples actividades que pretenden celebrar el importante hecho: reediciones, reaperturas de museos, devolución de ejemplares robados a Trocadero 162, blanqueamientos de tumbas, musicalización de poemas, cenas lezamianas, entre otras. Sin embargo, la más inusual de todas corresponde a la “experiencia en carne propia de ostracismo oficial”, llamada así por reflejar lo que fueran los últimos años de la vida del escritor, sumido en el olvido y la indiferencia por parte del gobierno y la jerarquía cultural.
.
Por la módica suma de 800.00 CUC, y durante todo el mes de diciembre, algunos creadores exiliados podrán revivir la misma suerte del autor de Paradiso. Según Manuel Sosa, escritor residente en Atlanta y hasta ahora el único que ha viajado para probar suerte, la experiencia consiste en mudarse para la capital de la isla, sobrevivir ese mes a base de 120 pesos y cartilla de racionamiento, recibir visitas esporádicas de otros escritores y cultivar la ironía como recurso de salvación.
.Este peculiar homenaje, propiciado por el Ministerio de Cultura en coordinación con el Ministerio del Interior, ofrece la posibilidad de asumir una perspectiva más traumática sobre el destino del artista como contrapartida al Poder. “Encerrado en mi casa provisional, miraré al mundo del mismo modo que lo hacía el Maestro”, explica Sosa, “descubriendo relaciones inusuales entre las cosas, convirtiendo el asedio de la realidad en imagen redentora”.
.La oferta incluye una pequeña biblioteca de clásicos cubanos y universales, teléfono, esposa mecanógrafa y vecindario ambientado. “Me han ofrecido algunas prebendas raras, como precios razonables para el café y el tabaco, y una vez por semana algún visitante extranjero que me invite a almorzar.” Y continúa Sosa: “Entre las experiencias negativas, me han prometido algunas llamadas enigmáticas, chistes a costa de mi físico, visitantes inoportunos, y una gran atmósfera de incertidumbre. También podré sufrir de primera mano el rechazo de viejos amigos, que me evitarán a toda costa; y constataré los efectos de la degradación moral de muchos escritores locales, sobre todo, su oportunismo político. ¿Qué más se puede pedir?”.Se espera que otros escritores cubanos del exilio viajen a La Habana durante las próximas horas para participar de esta singular experiencia. Según el ministro Abel Prieto, se les garantizará una exclusión y una postergación tan efectivas como las sufridas por el propio Lezama Lima en sus años postreros.
.

domingo, 28 de noviembre de 2010

ELLA DUERME (y otros poemas) / Jerónimo Pimentel

.

.ELLA DUERME (novela negra)
.Despierto con una imagen confusa:
oso estrábico en cuya balanza no se ha cebado aún la moral
ni las falsas esperanzas de los pobres. No hago bulla,
aunque no puedo dejar de sospechar que con cada paso que doy
una quimera se empecina con esa que eres tú en tu sueño;
Alicia asustada, carnada fresca para el pez martillo. Trato de no caer
y busco el equilibrio en mi tronco. En su defecto hallo fotografías
borrosas que debieran decirme quién soy y qué he hecho,
pero su luz es incapaz de penetrar mi fondo marino y entiendo por fin
el secreto de la vida abisal. Abro la puerta como un cerrajero proscrito
y me escabullo de la habitación lentamente, con la excitación calma
que provoca lo prohibido en los hombres. Ella duerme.
El escenario se ofrece como óleo que quedó en bosquejo y la casa,
en abandono, se comporta como un dios furioso que ha perdido
el control de sus actos (mientras un pájaro negro te susurra al oído:
niño, todo pasó cuando dormías). Las manchas
sugieren siluetas que dispara la máquina de proyección:
ahora, tan temprano, es posible hacer gestalt con figuras vacías
y empezar a encontrar las respuestas que exige un sábado
que se resiste a iniciar (alborada perdida en ventiscas):
¿Ángeles corruptos, murciélagos inmaculados o feroces amenazas
de embargo en las cartas sobre la mesa? ¿Desperdicios de fiesta,
restos de gordas alimañas o el ruego líquido de un dios para hacernos bailar?
Apolo lanza maldiciones bordadas en flores al balneario más pequeño
de la costa Pacífico pero ¿qué falda se ha levantado
para llamar su atención esta vez? ¿Acaso alumbra a la mujer que duerme
un viernes eterno? Acosado por haces de luz y un sabor salino
en la boca recojo de la cesta mi primera revelación diurna:
nuestra historia despegará en un hermoso vuelo de uvas y tú,
ataviada como una oruga nupcial, crearás nuevas lenguas
con las voces de asombro recogidas.
.El sol anuncia:
la sangre gana al sueño.
Es momento de salir.
.Estiro las piernas y me enfundo en rayas para detener
el cataclismo de mi cabeza (de cada hebra brota un fin de mundo posible).
La calle es fecunda en su fauna aparente, pequeñas estridencias
de una noche intacta recuerdan el cambio de vida: de predador nocturno
a paseante matinal, de obsesión alcohólica a previsión canábica,
de promesa de parte a ilusión falleciente. Los proyectos hacen fila
con la resignación que los limeños han puesto en la espera.
Ella duerme, y aun a seiscientos metros de casa es posible escuchar
la alegría de su sed: ¡fresas, trae las fresas para mí!
Registro los tallos, su invitación de madurez,
y ausculto el tamaño de las semillas para elegirlas agrícolamente,
honrando el cuidado con el que fueron criadas.
Fuera, la luna deja ver su coqueta esferidad mientras una corte
encubre sus intenciones de fuga. Aplaudo el acto y vuelvo a la cueva
con ese andar remoto que concede la labor cumplida, satisfecho de mí mismo,
compensado por el vicio ajeno, así de espantosa es la indulgencia
cuando se mira en el espejo propio. Juego entonces a ser quien soy:
un hombre que el tiempo ha deshecho. ¡Ese fin de los miserables!,
exclama el periodiquero, y en su tono asoma ese desdén tan próximo a la astucia
que convierte en complicidad lo que sólo son insultos.
Con el entusiasmo apaciguado mascullo mi bienvenida,
subo a casa y noto mi función delatora.
Soy el cascabel del animal, la seña auditiva que alerta:
¡el único entre los muertos vive!
.Si he alzado las cortinas o no, no lo recuerdo.
Los platos están donde los dejé.
Todas las avenidas importantes van al mar.Ella duerme en mi cama vacía.
.
.

JAMES WHALE.
El laboratorio se dispone, las luces se apagan, el reflejo de la luna ondula sobre el agua de noche. Un armatoste fundido en el sótano estalla rayos de luz agria, el contraste sobre la pared crea águilas evanescentes que agitan alas lisérgicas, el hambre revolotea sobre el corazón científico de la ciudad. La bata de doctor griego se funde sobre la sombra del moño, sonríe lo que queda de una enfermera húngara. He aquí un homenaje al imperio desde la miseria de un suburbio feudal. Se acciona el convertor sónico, baja la palanca, un genio de manos cortas y pelo revuelto lanza maldiciones sobre aldeanos temerosos mientras acciona el transformador. Ellos, desde las persianas quebradas de sus casas, auscultan al loco que arrebatará los focos de sus vidas.
.Yo soy la alquimia, la energía de la noche vóltica.
Mi obsesión insufla vida a la carne yerma.
.En la camilla, el espantajo yace con el pecho abierto: corazón de buey, cerebro profano, piernas equinas, brazos robot, frente plana, piel sáurica. Las fauces, dientes lagartos que trillan el menor intento de bondad. El sexo, la pieza intacta de la última carnicería. El pararrayos atraviesa el cielo y otorga distinción al experimento; James Whale recoge la copa y brinda en su honor. ¿No es amar consumar la obsesión propia? Viejo Prometeo, ¿dónde el fuego sino en tu entraña?, ¿cómo el heroísmo si no hay dolor? Estalla la tormenta y el aniego insemina; pronto las nubes alcanzarán la tropósfera y la estática cargará la luz que divide el hielo. La historia requiere una descarga fecunda. Y la historia, siempre, se cumple con la rapacidad de un deicidio:
.Frecuencia: 1 megaherz.
Temperatura: 27 000 °C.
Velocidad: 44 000 metros por segundo.
.El rayo truena como una carcajada y el Caído desciende para burlarse de los hombres. Posa su mano en la encarnación y permite que fluya eso que no es posible llamar vida; la hostia negra consagra el hechizo de la misa sulfúrica. El mal besa en los labios con un cariño que en la penumbra se confunde con amor. La mansión retumba con el íncubo: los postigos se astillan y la madera vence, los libreros caen, las chispas arden, el papel incendia, las vigas ceden. Un piso sobre otro sobre vísceras corruptas. La máquina explota en tuercas y los electrodos se disparan como tentáculos de Kraken: el doctor al piso, el fuego proyecta una sombra sobre la casa, la sombra crece para reinar como una maldición rumana sobre un pueblo perdido. La ambición reserva su última mirada a observar lo magnífico de la creación.
.Entonces, todos los demonios de la tierra le rodearon, Les vió el cadáver triste, emocionado: incorpórose lentamente, abrazó al primer hombre, echóse a andar..
.
ORION
.
…………………………………………………..
a mi padre
.Cliff Burton apareció como un náufrago
en la Costa Verde
el 28 de septiembre de 1996.
…………………………………………………..Los pescadores se dieron cuenta
pues sus ojos rivalizaban con el sol apagado del cielo
y su pecho hundido recordaba al de Olaya
…………………………………………………..ante
………………………………la proeza.
Vestía pantalones acampanados, un polo negro
…………………………………………………………….manga
…………………………………………………………….cero,
y de sus dedos brillaba el metal de calaveras piratas
forjadas al contraluz de una costa
desierta.
………………………..El pelo bajaba por su cintura
…………………confundiéndose con algas
………………que luego dejaban sus pies
…………a manera de huellas, mientras
sus labios se abrían
como el bostezo de una morsa
………………………………del que emergen
………………………………filudos dientes cariados,
………………………………ahora enfrentándose
………………………………a la lluvia multicolor
………………………………de las piletas.

Subió Burton la cuesta con pesadez.
Retumbaba la ciudad histórica a sus pasos
mientras la Escuela Militar se remecía
………………………………bombardeada
………………………………por la posma.
La armada cobró vida
…..a la voz de un sargento que gritó al cielo
………………………………“¡el Llamado!”, provocando que un cadete
………………………………apenas recluso
que embellecía la academia con una camiseta
en el que Margaret Thatcher era asesinada
…………contestara
…………con ahogo: ………… “¡Clifford Lee Burton!”.
.Con sólo oír su nombre una manada de chacales le rodeó
y siguió
con la misma fidelidad que obtuvo Oberlus en la Isla de Carlos,
………………………………dirigiéndose la improvisada tropa
………...hacia el Centro de Lima
por el camino central de la Vía Expresa
donde su espontáneo orden y andar armónico
llamó la atención de locos
………………………………drogos
……………………………………y mendigos
que vieron en la marcha fantasma
la última oportunidad de salvar sus almas
emprendiendo una revolución,
………………………fuera ésta la que
………………………………fuera.
.Cerca de la Plaza San Martín
viró Burton a la izquierda de un kiosko
y llegó al Bar Yacana
………………………donde exigió una Rickenbacker 4001JG
………………………que hizo tronar de la misma forma
en la que rugirán las cornetas de los jinetes
………………………………………...cuando se abran las puertas del infierno.
…………………………………………A esto
el ejército desarrapado contestó con alaridos de satisfacción
y solicitó de inmediato a quien era ya por entonces
un ángel embravecido
……………………………………………………que por favor consuele a la ciudad
……………………………………………y a sus habitantes
……………………………………………………con un solo de bajo
a lo que él respondió meneando la cabeza
……………………………………………y graduando la distorsión
….en el punto justo de Mesmer.
……………………………………………Siguieron luego los gritos,
……………………………………………………chillaron las hienas,
………………………………y hubo también quién optó por brindar
……………………ofrendándose desnudo
……………………mientras las notas invadían
calles
……….quintas
……………………y callejuelas
y el sonido se hacía tan grave
y en tan baja frecuencia fecundaba a las flores
que de ellas empezaron a brotar trémolos
……………………………………………………húmedos
……………………y armónicos irreproducibles
……………………y fecundó también a las putas del jirón Camaná
……….que empezaron a aullar el coro
……….de una misa gótica.
.Y cuando el último acorde se desvaneció en el vaho
……………………………………………………con ese singular efecto sedante
……………………………………………………San Francisco 1983,
Burton caminó hacia la costa donde se hizo uno con el mar
y luego con la nada
y luego fue sólo un hombre a punto de explotar
desapareciendo en el abismo
como un príncipe al filo de la noche cósmica.
.JERÓNIMO PIMENTEL: (Lima, 1978) Estudió Periodismo en la Universidad Católica. Integra el grupo La Pandilla Interior. Es redactor de la revista Caretas. Ha publicado Marineros & boxeadores (2003), Pequeños poemas para caras largas de Armando Chang (2003), Frágiles trofeos (2003), La forma de los hombres que vendrán de Matías P. Delgado (2010) y La muerte de un burgués (2010), que fuera presentado en lima recientemente y al cual pertenecen los textos que publicados aquí por por cortesía del autor.
.JUAN CARLOS ZEBALLOS / Pintura. Óleo sobre tela. 100 x 100 cm.
.

viernes, 26 de noviembre de 2010

PURA COINCIDENCIA

.

.

sábado, 20 de noviembre de 2010

SÁBADO 20 DE NOVIEMBRE (El Dorado Furniture)


viernes, 19 de noviembre de 2010

jueves, 18 de noviembre de 2010

miércoles, 17 de noviembre de 2010

MARTES 16 DE NOVIEMBRE (updated)

.

.

Margarita García Alonso, además de una noche en que nada fue convencional ni previsible, recibió el afecto de sus muchos amigos y demostró a los incrédulos como yo, que hay otras maneras de interactuar con el público y hacer que la poesía sea, además de buena literatura, un modo de sustentar la amistad y la comunicación.
.



Nota: Las fotos son cortesía de Gabriel Lizárraga.

MIÉRCOLES 17 DE NOVIEMBRE (El Dorado Furniture)


martes, 16 de noviembre de 2010

LUNES 15 DE NOVIEMBRE (updated)

.Una conferencia magistral de la Dra. Elena Tamargo, este lunes en EL DORADO furniture, como parte del programa alternativo a la Feria Internacional del Libro de Miami, coordinado por Project Zu: alternativa cultural.
La poeta y ensayista disertó con fluidez y absoluto dominio del tema sobre Sor Juana Inés de la Cruz, abordando aspectos controversiales de la obra y la vida de nuestra primera gran poeta.
Su tesis, además de contextualizar, con una amplia exposición de elementos históricos y socioculturales, la obra de Sor Juana, propone un acercamiento desprejuiciado y libre de los clichés acuñados por la crítica literaria y el cine, en que se le ha etiquetado erróneamente como una poeta mística o se le ha victimizado, haciendo lecturas poco objetivas, pero a sus vez útiles para sustentar reivindicaciones de género.
.Nota: Las fotos (mejores) son cortesía de Gabriel Lizárraga. El resto son mías.
.....
.
.
.
.

.

lunes, 15 de noviembre de 2010

LUNES EN LA FERIA DEL LIBRO

Nota: En la ciudad donde “no pasa nada”, es cada vez más frecuente tener que escoger a qué actividad cultural asistir. Durante la Feria Internacional del Libro de Miami esto se hace aún más difícil.
.
Lunes, Nov. 15, 6:00 p.m.
.
por Elena Tamargo
El Dorado Furniture / 2475 SW 8th. Street .
.

Lunes, Nov. 15, 6:00 p.m.
Exposición de fotos inéditas de Iván Cañas
Centre Gallery (Building 1, 3rd Floor, Room 1365)

Más de cuarenta fotos del célebre escritor cubano José Lezama Lima, tomadas hace cuatro décadas por Iván Cañas, serán expuestas por primera vez. Lezama Lima era un poeta reacio a las cámaras, sin embargo una tarde de 1969 Cañas se las ingenió para fotografiarlo.
.
Lunes, Nov. 15, 6:30 p.m.
Alfredo Triff
presenta su libro
Hígado al ensayo
Room 3209 (Building 3, 2nd Floor)
Alfredo Triff es profesor de filosofía en Miami-Dade Wolfson Campus. Es crítico para numerosos periódicos y revistas y ha publicado Pulpa (2001) y Miami Arts Explosion (2006). Es conferencista en Arte Moderno y Diseño en la Universidad de Miami.
.

sábado, 13 de noviembre de 2010

LECHADA Y CUENTA NUEVA SOBRE LEZAMA

.Por Manuel Sosa.
.Como decíamos ayer, mucha gente hubiera preferido que el epitafio de José Lezama Lima terminara de este modo: …ya que nacer aquí es una fiesta innombrable, en lugar del original: …ya que nacer es aquí una fiesta innombrable.Pero más que citar mal, o reescribir a su antojo, la cultura oficial cubana usa un procedimiento más eficaz para apoderarse de las leyendas: el convertirlas en lugar común. Y ya sabemos que el enemigo de Martí, al igual que le ocurre al poeta de Trocadero, ha sido el cansancio. ¿Citas y cansancio clásico? ¿Podría convertirse el autor de Paradiso en un nuevo almacén de frases para la progresía insular?
El centenario de Lezama les ha servido para hacerlo accesible a los turistas, a los renovadores de ruinas, a la masa pioneril y al propio Partido. Casa museo con pintura fresca, reediciones, conferencias.

Pero les quedaba por resolver el problema del epitafio. Ciertas personas insistían en la gran diferencia que existe entre nacer aquí y nacer es aquí. Una tumba atravesada y un verso que honraba el suceso, no el lugar. Faltaba la frase que resolviera la cubanía del poeta, y respiraron alivados al encontrarla:
No he oficiado nunca en los altares del odio, he creído siempre que Dios, lo bello y el amanecer pueden unir a los hombres. Por eso trabajé en mi patria, por eso hice poesía.
Esperaron pacientes, porque sabían que el centenario era el mejor pretexto para la sustitución. Con el mismo descaro que esculpieron a Martí rescatando a su hijo de la bestia del Norte, ahora resaltan esos altares del odio. Ya sabemos: la violencia del exilio, la guerra mediática, el acoso del Imperio. Trabajar en la patria, nunca abandonarla a su suerte. El epitafio ha dejado de ser un problema.
Es sintomático, que de todas las frases que recuerda Fernández Retamar de su amigo con tumba retocada, su preferida sea: A mí no me agarrarán entonces en mi casa, sino que tendrán que cazarme por los tejados de La Habana, donde estaré con mi forifai en la mano. Un Lezama que defiende su centro de trabajo: la Patria, y que sería capaz de esgrimir el revólver si fuera necesario. Por suerte, esta vez no la garabatearon sobre sus restos. Pero nada es seguro en nuestra querida Barataria.

Limpiar tumbas es un oficio honroso. Pero los funcionarios culturales han usado la lechada y la reescritura para encubrir su nerviosismo, su insuficiencia intelectual. Y de paso, congraciarse con los uniformados. Los escritores, por su propio bien, deberían tomar cartas en el asunto, porque si al Gordo citan de una manera tan tendenciosa, ¿qué inscribirán en las lápidas de Pablo Armando Fernández y Miguel Barnet, si es que alguien decide enterrarlos?

De poder escoger un epitafio que describa con fidelidad al Lezama del centenario, yo escogería estos versos suyos:

Tropieza con una multitud
que escandaliza su nombre,
aunque él apenas lo oye.

jueves, 11 de noviembre de 2010

E.P.D. / Carlos Edmundo De Ory

.

.
EL MUNDO ES VIEJO DANZA VIEJA...
.
El mundo es viejo danza vieja
y el fiero pecador de alma y cabellos
puro entiende la noche
Todas las aves cantan
secretas en la antigua lejanía
.
Flores blancas y rojas
Separado del hombre el amor
Las celestes columnas
como un sublime aroma
como un tesoro purifica
la enconada mejilla
.
La rama oscila solitaria
Remos áureos magníficos
furtivos frutos son las nubes
.
Desde años hace no conozco nada
fuera del mundo huellas deposito
sin dejar rastro nuevas
embisten las guadañas
.
Y me limito herido por el ocio
hundir mis miembros
en el espacio y en la llama.
.
.
EROS TREMENDUM
.
En la noche del sexo busco luz
y encuentro más y más oscuridad
mi cuerpo es sacro y sacrifica edad
sin tiempo sobre el tuyo cruz con cruz.
.
Subo y bajo y gravito mi testuz
cae sobre el muro de tu atroz ciudad
sin puertas donde al fin me da mitad
de entrada a la tiniebla un tragaluz.
.
Mantel mi espalda cubre los manjares
mis brazos y mis piernas son a pares
con los tuyos en forma de escorpión.

Las dos manzanas mi contacto deja
y duerme como un vaso en la bandeja
de tu vientre mi enorme corazón.
.
CARLOS EDMUNDO DE ORY: (1923-2010) Poeta y narrador español. Hijo del poeta modernista Eduardo de Ory, era uno de los autores vanguardistas más singulares y revolucionarios del panorama español actual. Junto a Silvano Sernesi fundó en 1945 el Postismo, y desde entonces participó activamente en actividades surrealistas europeas. Fue también ensayista y traductor. Su obra ignorada por mucho tiempo, ha cobrado gran valor desde 1973, siendo traducida a diferentes idiomas. Desde 1953 viajó sucesivamente por Francia, Marruecos, Perú y Bruselas. Entre 1955 y 1967 fijó su residencia en París, y luego se trasladó definitivamente a Amiens como bibliotecario de la Maison de la Culture. De su obra se destacan títulos como Técnica y llanto, La flauta prohibida, Los sonetos, Lee sin temor, Poesía abierta, etanoia y Aerolitos.
.