jueves, 11 de septiembre de 2008

SI TEMBLAMOS

.

.
Mi herida es mi instrumento, mi soledad, mi canto,
mi estandarte en la sangre,
asta endeble clavada en las ruinas que el pecho cubre y niega.
Tristes yermos del alma, quién su silencio cuida,
quién espera en su extremo, más sordo que la usura,
quién duerme y sueña historias extensas como el miedo
en las que canto y miro hacia mi sombra y otra.
.

Tierra en el pecho abierto, -país de toda duda-
si temblamos
y nada puede hacernos lanzar el dardo cierto,
la herida está en nosotros, es nuestra sangre y fluye.
A qué mirar entonces,
la duda es siempre el blanco,
flecha o daga confluyen hacia su eterno, turbio
centro de aguas que mueren.
.

4 comentarios:

Constancio Baraguá ( alias Cuco) dijo...

Guapo ahí H.H!...

TIROFIJO dijo...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/09/se-atreverian.html

TIROFIJO dijo...

http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/09/disuadir-dos-comentarios-y-una-nota.html

David Lago González dijo...

Muy bueno, escelente.