domingo, 15 de febrero de 2009

EL MENOS COMÚN

.
No se trata de “alta economía”, se trata de sentido común. Si los problemas de un país son la suma de los problemas particulares de cada uno de sus habitantes, yo me pregunto si a cada uno de los habitantes de este país no les bastaría con mucho menos de lo que les corresponde per cápita, de el paquete que nos están vendiendo como una solución salomónica, para resolver todos sus problemas definitivamente.
Si “el problema” es una consecuencia de la crisis hipotecaria, y las hipotecas son la carga fundamental del endeudamiento de los contribuyentes, ¿por qué no comprar la deuda a los contribuyentes directamente?

¿Será que nos están vendiendo un problema más grande del que realmente existe, para poder diseñar una solución lo suficientemente grande pueda amparar otros intereses?
¿Por qué crear soluciones complicadas para problemas simples?