domingo, 1 de junio de 2008

SORPRESA

La Revista Virtual Cañasanta hace una reseña de la obra del poeta cubano Frank Abel Dopico. Su ausencia de los medios y las escasas referencias a su más reciente obra en la internet, nos hacen agradecer este suceso.
Apenas había cumplido los 20 años y mostraba ya un discurso estructurado, trasgresor, que subvertía todo parámetro lógico y temporal para navegar en un universo imaginativo, a veces efectista y siempre atractivo por la riqueza de los giros y las situaciones dramáticas en que hace coexistir sus personajes y referencias.
Hemos rastreado sus huellas, sabemos las consecuencias de su fructífero silencio (dos libros: “El País de los Caballos Ciegos”(Premio Internacional de Poesía Ciudad de Santa Cruz de La Palma)
y “Contrarcadia”) y hemos encontrado estos fragmentos de un texto, al parecer reciente, en el blog de una admiradora de su poesía, que no ofrece otras referencias. Los reproducimos acá como una invitación al poeta y amigo para que nos frecuente en este sitio y se reencuentre con sus lectores que ha tiempo lamentan, como yo, su prolongada ausencia.

EL JINETE Y LAS SOLEDADES (fragmentos)

...
Era un diminuto poema de amor, tan pequeño que aún no tenía besos, ni desesperación, ni tan siquiera una sílaba bajo las estrellas. Nadie se fijó en él. Ningún poeta lo sedujo o lo maldijo. Ningún amante lo pidió prestado. El diminuto poema de amor recorrió las calles, las parejas y las noches. Fue atropellado, espantado y casi muerto. Hasta que Eros –nadie sabe cuándo- se lo bebió, como un antídoto, para salvarse.

...
Ella es esa mujer donde alguien silva. Su traje de persona es tan sencillo que una sonrisa y el azar son su persona. Como he visto que alguna vez quiere tenerme, me pongo bien el dedo y la pulgada. Ella es esa mujer donde yo tiemblo.

...
Soledad:
Perdona al visitante que juega con tus hijas. Perdona al que hizo la promesa de quedarse a cenar, jurando que no eras un castigo y que te prefería. Perdona haber sido el visitante y no quien vive en ti. Tienes que perdonarme. Quiero ir muchas veces a tomar el café, a acariciar tus manos y danzar con tus hijas sobre los arrecifes. Si hago el amor contigo, soledad, no te confíes; no cosas en tu viudez otro traje de novia. Tampoco me maldigas:
Yo te prefiero a veces cuando me traen una sombra que nunca había pedido. También yo te perdono. Tus ojos adivinos que todo lo desnudan. Pues tu también me eliges creo yo, cree mi miedo.

...
Aproximadamente una mujer es algo que está entre las manos y el horizonte. Es algo que tiene que ver con el horizonte y las palomas. Una mujer dobla la esquina y su virtud es ser el único animal que desaparece. No esta más. No volverás a arrodillarte a sus caderas. No gritara más tu nombre en el fugaz martirio de los sexos. Aproximadamente imaginaras qué pasa cuando está con otro hombre., pero te habrás equivocado. Otro hombre y esa mujer serán distintos como es ahora distinta tu manera de tenerla. Tu olvido es el olvido de quien entra a una catedral, entre las telarañas, persiguiendo una voz, un susurro, que al final no es sino un disco con aquellas canciones que escuchaban juntos. Aproximadamente tú estás sentado en el principio y ella no está contigo, exactamente.

...
Si tu mujer va dejando de mirar a las estrellas. Si tu vas dejando de mirar a tu mujer en las estrellas. Si los dos duermen de espaldas hacia estrellas distintas, no pienses que es la hora en que llego el olvido. Demasiado peor: ha llegado el recuerdo.
No, fuiste un misterio que no llegó al amor y ni siquiera al odio. Y ahora te pareces a los trenes que parten y a esa ventanilla cerrada, donde dicen que, en urgente asunto de negocios, parte dios.

La muchacha que baja de la montaña dice que las piedras estaban tristes, que los árboles tenían una actitud muy seria y que lo que no tiene ojos tiene el nombre de montaña. Le contestamos que por eso íbamos a poner un pájaro en cada piedra, un columpio para el sueño en las ramas de los árboles y, para lo que no tiene ojos y tiene nombre de montaña, le llevamos algo así como una mezcla de vicarias y peces, para que pueda ver los gestos de las nubes, la mímica del sol.

FRANK ABEL DOPICO: (Villa Clara, 1964) Poeta, actor y director de teatro. Ha publicado siete libros de poesía: "El correo de la noche" (1989), Premio David´88 y Premio de la Crítica, "Algunas elegías por Huck Finn" (1989), "Expediente del asesino" (1991), “Las islas del aire (1999)” y “El país de los caballos ciegos (2005)”. “Contrarcardia (2006)” se mantiene inédito. Reside en España.

Foto de archivo.

5 comentarios:

Efory Atocha dijo...

Coño, cará: el amigo Frank Abel, que ciertamente ya no se le lee mucho. Pero se le piensa, ayer, sin ir más lejos, me visitó el poeta Rogelio Saunders, justamente en la mano yo tenía un libro de Dopico: "Las islas del aire", al que le sacudía el polvo.
Un abrazo para ustedes.
Ch.

La Primera Palabra dijo...

Se siente su ausencia, amigo Chago, pero lo importante es que existe (“escribo, luego existo”, no decían) en algún lado.

Carlos Pintado dijo...

Hay un poema de Dopico-entre los muchos que tiene buenísimos- que siempre me golpeó muy fuerte, o más hondo que fuerte: "POEMA SOBRE LA ETERNIDAD" que, si me memoria no me engaña(Dopico sabrá perdonarme) dice: " ¿Amarías la eternidad? Si ahora mismo no pudieras morir....

Efory Atocha dijo...

Yo le recuerdo bien, Heriberto. A Dopico le agradezco el que me diera incluso alguna clase de teatro, cuando me sacaron definitivamente de todos los estudios. Bueno, menos de la Facultad Obrera Campesina. Fui como dos veces a Sta. Clara, pero luego no pude seguir. Eran más los kilómetros y el hambre que mis deseos. También en un Encuentro de Talleres, Dopico defendió un poema mío. Gracias a él, me dieron una Mención, que a mí me sabía a premio. Fran Abel Dopico tiene su espacio en la poesía nuestra y como bien dices, seguramente esté escribiendo buenos poemas. Igual sería bueno dejara caer algunos de ellos por aquí. Cuando des con él, dale mis saludos. Invitalo también a nuestro Efory.
Ch.

Miguel Páez. dijo...

Frank tiene todas las puerta abiertas. Tiene abiertas "de par en para siempre" las puertas de la poesía que son las más difíciles. Quien podría cerrar otras?