miércoles, 31 de agosto de 2011

DE “MALOS PASOS” Y RAZONES

.

“Te contradices Heriberto o sólo quieres mirar hacia un lado”, comenta un lector en el post anterior, y le doy la razón en lo primero. Casi siempre acabo contradiciéndome y entre decir y contradecirme, voy ganando claridad a veces. Otras, termino como mi lector no entendiéndome. Pero en lo segundo no tanto, que por andar mirando a todos lados casi siempre termino haciendo lo que menos me conviene. El caso es que mi preocupado lector no puede conciliar el sueño ante lo que considera una no equilibrada actitud mía al presentar y promover una lectura de Reina María Rodríguez (RMR) y posteriormente cuestionarme las inconsistencias de Pablo Milanés (PM), ambos de visita en Miami.
Vayamos por partes. No es la primera vez que me he referido a RMR en este blog. En septiembre de 2009 escribí que «Usted es la culpable (...) rompió con la hegemonía de la norma conversacional y puso coto a los desvaríos de la antipoesía, regresando nuestra literatura a sus cauces líricos tradicionales.» Sigo pensando lo mismo, pero como los comentarios del nuestro lector eluden los méritos literarios e intelectuales de la poeta (así como los méritos artísticos del músico) me limitaré específicamente a los aspectos por él mencionados.
Me enrostra mi “respaldo a una funcionaria, poeta oficial y aduladora del castrismo y su líder”. ¿Qué decir? No estoy al tanto, en detalle, de la trayectoria laboral de RMR, pero -hasta donde sé- no ha sido nunca “funcionaria” del gobierno cubano. Lo de “poeta oficial” no sé qué significa, pues salvo el título nobiliario vitalicio de «poeta nacional» que le arrebataran en vida a Agustín Acosta para encasquetárselo a Guillén, y que muerto este no ha sido reasignado, no sabía que existiera algo así.
Tal vez se refiera a esos “poetas” y escritores de fidelidad probada, que sí fueron funcionarios y embajadores de la dictadura y a cambio de ejercer de represores gozaban del respaldo oficial para hacer y deshacer en la isla. Es un hecho qe luego de irse de Cuba son recibidos por el “exilio intransigente” que les rinde honores, les otorga membresías honorarias en el Pen Club de escritores cubanos en el exilio y les cabildea doctorados honoris causa, premios y dineros.
No soy su biógrafo y ni siquiera he sido una persona cercana a RMR, pero no recuerdo que sea conocida por reprimir a nadie o por escribir panfletos apoyando fusilamientos. Se le recrimina un poema de dudoso valor estético escrito a los 18 años, en 1970, incluido en una antología -no sin cierta “mala leche"- por alguien que conoce su obra tal vez mejor que yo, titulado "Hoy habla Fidel". Lo he leído y no pasa de ser eso, un mal poema que no creo que vuelva a recordar cuando leo el resto de su extensa y valiosa obra.
Pero sería oportuno mencionar que desde muy temprano, en la década de los ochenta, RMR ha sido parte activa o ha estado vinculada a los más importantes grupos y eventos de nuestra cultura y que en su entorno se han producido algunos de los documentos y sucesos más radicalmente renovadores y discrepantes de la cultura oficial cubana de las pasadas tres décadas: Paideia, Tercera Opción, Diáspora(s) y Omni Zona Franca, entre otros.
Pretende mi lector hacer un paralelo entre RMR y PM que es a ojos vista insostenible. La connotación de un músico como PM a nivel continental rebaza la influencia de cualquiera de nuestros escritores contemporáneos en cualquier orden, pero en el político se torna caricaturesca la comparación. PM ha sido junto a Silvio Rodríguez el rostro de la Revolución Cubana desde sus inicios. Que comparado con este último, antipático en grado sumo, o con otros engendros como Sara González o Vicente Feliú, PM tienda a lucir más potable, no le resta responsabilidad en todo el proyecto geopolítico de "exportar la revolución" al cual su música sirvió de banda sonora y que contabiliza miles de sucesos lamentables en todo el continente.
En cuanto a la supuesta “situación difícil” en que me encuentro, no ha de preocuparse. La tenía en Cuba donde opinar podía tener consecuencias y lo hacía. Acá no, aquí puedo escribir y decir lo que quiera y lo único que puede pasar es que usted no esté de acuerdo y lo diga, aunque le cueste poner su nombre por sabe dios qué razones. Tal vez ahora mismo esté preparando maletas para ir a la isla, o no ha logrado aún sacudirse el miedo que le penetró hasta los huesos durante su vida en ella.
En fin, que le creo a Reina sus treinta años de fidelidad a la cultura cubana y a la poesía, aunque escribió un poemita a Fidel a los 18 años.
Que no me creo los cambios de actitud de los oportunistas, represores y aplaudidores de fusilamientos porque un día hayan decidido pasarse al otro bando.
Que hacer declaraciones tibias antes de un concierto, cuestionándose al gobierno cubano o patear al perro de Edmundo en Miami es fácil.
Que Pablo Milanés me va a tener que hacer tragar estas palabras, haciendo esas mismas declaraciones en Buenos Aires o en Madrid, para hacerme reconocer que en su caso erraba en mis “razones” y daba otro “mal paso”.
.

24 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bien pensada respuesta, como ha de ser, pero las inexactitudes son muy evidentes, como repetir en dos ocasiones (creo que a manera de justificación) que el poema Hoy habla Fidel lo escribió cuando tenía 18 años. Sobre este aspecto quiero destacar que cuando la escritora arriba a los 18 años, ya estamos hablando de 1970. En decir, en ese entonces, ya el Fidel que la hace vibrar: "hoy habla Fidel y yo he crecido", ya había fusilado a cientos de cubanos, encarcelado a millares de sus opositores, enviado al exilio a medio millón de sus ciudadanos, entre ellos a muchos y notables escritores. Ya en esos años René Ariza estaba en la cárcel acusado de escribir "literatura carente de valores literarios", prisión donde enloqueció. Ese mismo año 70, Reinaldo Arenas estaba escondido en el Parque Lenin, huyendo de la policía que lo quería encarcelar, como finalmente hizo, por ser escritor. Ya en ese año 70 Heberto Padilla había sino aplastado por su libro Fuera del juego. De manera que tener 18 años no es una justificación. Además, el lamentable poema "de juventud", lo incluyó, diez años después en su libro Cuando una mujer no duerme (1980, Premio UNEAC), de manera que a los 28 años Reina María estaba todavía aún extasiada con Fidel Castro, por eso lo incluyó en su libro. Está de más decir que en 1980, 10 mil personas se asilaron en la embajada del Perú, 125 mil se fueron por el Mariel, entre ellos muchos escritores como Carlos Victoria, Reinaldo Arenas, Roberto Valero, Rolando Morelli, luis de la Paz y Reinaldo y García Ramos, entre otros (sin contar a los pintores, actores y dramaturgos). Valga señalar que todos estos escritores, más o menos contemporáneos con Reina María, jamás adularon al régimen.
No es mi intención cuestionar a quien presentas o no. Ese es tu derecho. Sólo hago evidente tu falta de consistencia. Reina María es una escritora tan oficial como Miguel Barnet, tan cómplice como Pablo Armando Fernández: "¡gusanos, mira que gusanos son!", gritaba mientras en un partido de beisbol un cubano se lanzó al terreno con una bandera cubana, en Meryland, pidiendo libertad para Cuba. Su oficialidad la hace cómplice (por no haber levantado su voz), cuando al escritor Antonio José Ponte lo "desactivaran de la UNEAC" por criticar al régimen, lo que prácticamente lo forzó a quedarse en España.
En cierto que el exilio está lleno de ex de todos los sectores del castrismo. Desde un cantante como Osvaldo Rodríguez, autor de una asquerosa canción a la seguridad del estado, hasta un delincuente que se encargaba de llevar maletas llenas de dinero desde La Habana a Europa, y que con desfachatez lo reconoció en el programa de Oscar Haza. Pero la diferencias entre estos seres despreciables y la Reina María, es que ella sigue justificando y adulando al tirano.
A veces no te entiendo Heriberto. Te pronuncias contra el Pen Club, donde te has presentado. Atacas a los exiliados de doble moral, y aúpas a una mujer como Reina María. Estoy confuso. Pero no te inquiete, sigo observando, distante como siempre hago, el panorama.

Alberto H. dijo...

Gracias por el link al Pen Club, que me permite repasar la lista de esos intelectuales.

Pregunta, ¿el Pen Club es de artistas de cualquier rama? ¿Incluye periodistas?

Es que casi no veo escritores.

Anónimo dijo...

De cualquier rama, podría incluso incluirte a ti. Pregúntale a Angel Cuadra

Cuba Inmersa dijo...

Espero les sirva para sacar conclusiones mi opinion sobre Pablito aqui:


http://cubainmersa.blogspot.com/2011/08/inmundo-garcia-como-agua-en-chocolate.html

Anónimo dijo...

Las brigadas de respuesta rápida se mudaron p'al exilio, mejor dicho, nacieron con la revolución, dándose las manos, esa fue la educación que recibió el pueblo de Cuba. Esto no tiene remedio. Represores, censuradores, antidemocráticos, caciques ideológicos y por si fuera poco amenazadores al más puro estilo del castrato y el batistato. Mira que te están amenazando, compadre, "echándote el ojo desde lejos", una indignidad que asquea, por eso en cuanto pude me hice ciudadano de otro país, prefiero mi terruño europeo a esa otra tierra que emana pestilencia y totalitarismo. Cuba nunca será democrática, olvídense del tango, es un pais que desgraciadamente está enfermo por los cuatro costados. La provincia de Miami la más enferma de todas. Como decía el tarado de Batista, salud, salud, salud.

El poeta sin nombre (porque si lo tuviera juégatela al canelo que aparezco tirado en un callejón con la boca llena de hormigas)

Heriberto Hernández Medina: dijo...

Si de inexactitudes se trata:
• Como bien afirmas “cuando la escritora arriba a los 18 años, ya estamos hablando de 1970”, pero olvidas decir que en 1959, cuando Guillermo Cabrera Infante escribía "¿Cómo es posible que haya que dar explicaciones del ajusticiamiento de una figura tan deleznable como Cornelio Rojas? Las explicaciones sobran. (…) Los fusilados son criminales connotados, (…) hasta los familiares de los ajusticiados saben que se obra con espíritu de honradez. (..) No son las ejecuciones lo que tratan de detener, sino la marcha segura y aplastante de la Revolución Cubana...", tenía 30 años y no parece molestarte que fuera reconocido y se paseara por los salones del exilio sin sonrojo alguno.
• Te extiendes en ejemplos de actitudes diferentes por estos años, como el de René Ariza (30 años), Reinaldo Arenas (27 años) y Heberto Padilla (38 años), pero olvidas que por esos tiempos, para sólo poner el ejemplo más notable, Raúl Rivero (25 años) era el Delfín de la poesía revolucionaria y sus libros (Papel de hombre, Poesía sobre la tierra, Corazón que ofrecer y Cierta poesía) son una oda por entregas a la dictadura que se extiende hasta muy avanzada la década de los ochenta, cuando ya se acercaba a los 40 años y RMR estaba firmando cartas y documentos de Paideia. Olvidas también que Rivero fue corresponsal de la agencia Prensa Latina en Moscú entre 1973 y 1976, y que a su regreso recorría el país acusando de contrarrevolucionario a cuanto poeta no fuese explícitamente laudatorio del régimen. Que se le reconozca y hagan honores en el exilio tampoco parece molestarte.
• Afirmas que “muchos escritores como Carlos Victoria, Reinaldo Arenas, Roberto Valero, Rolando Morelli, Luis de la Paz y Reinaldo García Ramos, entre otros” “más o menos contemporáneos con Reina María, jamás adularon al régimen”, pero olvidas decir que todos ellos se fueron y que ninguno de ellos mientras estuvo en Cuba tuvo la osadía de cuestionarse directamente al sistema y estampar su firma en un documento o proyecto que lo hiciera. Yo tampoco lo hice, me exilié como ellos y por eso valoro a los que fueron capaces de hacerlo.
• Comparas a RMR con Miguel Barnet y eso es tan desatinado que no merece comentarios.
• Le recriminas a RMR “no haber levantado su voz cuando al escritor Antonio José Ponte lo "desactivaran de la UNEAC" por criticar al régimen, pero olvidas decir quién de esos paradigmas del honor tan suyos lo hizo cuando los arrearon a todos como corderos para que escucharan a Heberto hacer su olvidable mea culpa, Pasas por alto también que, luego de esa expulsión, cuando Ponte era negado por todos en la isla, la puerta de Reina siempre estuvo abierta, y que conservan una amistad y admiración mutua.
• Acusas a RMR de seguir “justificando y adulando al tirano” y a mí de pronunciarme contra el Pen Club, en el cual he presentado en una ocasión un libro. Lo primero tendrías que probarlo con algo más que bilis. Lo segundo, lo único que demuestra es tu inconsistencia y no la mía. Tengo relaciones profesionales respetuosas y amigables con su presidente Ángel Cuadra y su vicepresidente Luis de la Paz, los cuales me han correspondido con igual respeto, a pesar de nuestros puntos de vista divergen en muchos aspectos
• Me acusas de atacar “a los exiliados” acusándolos “de doble moral” cuando cualquiera que sepa leer puede concluir de tus comentarios que quien ha venido a cuestionar la libre expresión de mis opiniones en mi sitio eres tú.
• Terminas advirtiéndome que sigues “observando, distante como siempre” (…), “el panorama.” Pues no me inquieta. Los que observan distantes no inquietan a nadie. A los que somos libres no nos inquieta que nos observen y la dictadura anda ocupada atacando o reprimiendo a los opinan, piensan y hacen cosas, distantes o dentro de la isla.

Anónimo dijo...

Hiciste muy bien en quitar mi último post. En algún momento había que terminar el debate y como el portal es tuyo, no vas a dejar que el último argumento sea el mío. Ese te pondría en desventaja y eres demasiado soberbio para ello. Debate terminado. Después de todo, creo que fue fructífero. Saludos de... Tirofijo

Heriberto Hernández Medina: dijo...

No sé de qué post hablas, ¿o es otra de tus tácticas “terroristas” de desacreditación, cuando sientes que se te acaban los argumentos? Hace falta un poco más de imaginación para eso.
Si tienes algo más que decir, puedes hacerlo.
Para que veas cuan tolerante soy, si tienes nombre, puedes mandarlo firmado y lo pondré como post con tu foto para que la gente conozca y sepa quien defiende “sus intereses” con tanta “responsabilidad”.
Si no te animas, te devuelvo el saludo cordialmente.

Anónimo dijo...

El post al que aludo apareció en la página y luego desapareció. Por eso digo que lo quitaste, a no ser que alguien más tenga esa posibilidad. Para que no te quedes con las ganas te lo vuelvo a poner.

Anónimo dijo...

Ya está puesto de nuevo. Espero que no se esfume

Anónimo dijo...

Ya se volvió a esfumar. Aquí hay gato encerrado

Anónimo dijo...

En dos partes. Primera

Heriberto, comenzaré por el final. Dices: "cualquiera que sepa leer puede concluir de tus comentarios que quien ha venido a cuestionar la libre expresión de mis opiniones en mi sitio eres tú". Tu sitio es un espacio abierto y con una sección para comentario (la que estoy utilizando ahora) de manera que yo no estoy "cuestionar la libre expresión", sino rigiéndome por las reglas que has establecido en tu espacio, es decir, discrepando o coincidiendo, en este caso, una combinación de ambas. Sabes por qué, amigo Heriberto (¿me permites llamarte así?), porque estoy de acuerdo contigo en prácticamente todo lo que dices en tu última respuestas. Déjame explicarme: Tanto Cabrera Infante que apoyaba en 1959 (en el 65 rompió con la tiranía), pasando por un montón de otros nombres que caben en ese espacio tiempo, por citar unos pocos nombraré a Padilla hoy ya muerto, Armando Álvarez Bravo, hoy en el Pen Club, José Lorenzo Fuentes, sobreviviendo hoy en Miami y Manuel Díaz Martínez hoy en España, hasta el Raúl Rivero (preso durante la Primavera Negra, hoy exiliado), que tu nombras en tu respuesta, han sido víctimas y victimarios. También hay víctimas devenidas en victimarios, como Miguel Barnet y Reinaldo González... En este espacio, ¿dónde queda Reina María rodríguez? Es víctima o victimaria.

Anónimo dijo...

Segunda parte

Creo que ella también es víctima de la misma dictadura que a ti y a mí nos forzó a irnos de Cuba (eso lo sabemos tu, yo, y ella misma), pero se comporta como una victimaria. Ella ha preferido permanecer allí, entrar y salir de la isla con invitaciones que se canalizan a través de la UNEAC, lo que la convierte, quiéralo o no, en figura que representa al castrismo y su aparato político, cultural, intolerante y censor, que es la UNEAC. Esto la pone en el 2011 (52 años después de la toma del poder por los castristas) al nivel de los que mencionas, Cabrera Infante, Rivero, etc., pero en el caso de Reina María, ella sigue allá y allí, recibiendo las prebendas a cambio de su silencio cómplice, haciendo las veces de funcionaria del gobierno cubano (o sea, de victimaria de la cultura cubana). Tú lo sabes bien Heriberto, todo el espacio cultural en la isla está controlado por el gobierno. Si ella forma parte de él, ella es el gobierno, es decir, es la dictadura, es el aparato que, hace unos años censuró el documental de Ian Padrón porque aparecía el pitcher Orlando "El Duque" Hernández o reprime al movimiento de raperos o al grupo Porno para Ricardo. Esa es la diferencia entre los victimarios devenidos en víctimas (vuelvo de nuevo, Cabrera Infante y Rivero) y las víctimas que disfrutan seguir del lado de los victimarios, que es el caso de la autora de Hoy habla Fidel. En este momento entras tú. Tu actitud al presentarla en Miami como si no hubiera pasado nada, es equivalente a la presentación de Pablo Milanés, que de repente se quiere convertir en un intermediario. Déjame dejar claro algo, no te acuso de castrista. No, no creo que lo seas (tampoco pienso que lo es Reina María), pero tu actitud te iguala a los victimarios, te pone al nivel de Hugo Cancio. Tu vives en Miami, en un espacio de libertad que te da el derecho a promover y presentar a quien tu desees, sobre la base de tus criterios y a tu costo (económico y de imagen). Yo estuve en la presentación de Reina María en la Alianza Francesa, quería ser testigo de primera mano de lo que allí se expresara. Sé lo que se dijo, lo que se comentó antes, durante y después de la presentación. Yo reacciono en este tu portal porque criticas a Pablo (que merece las críticas), y porque defiendes y justifica a Reina María (que también merece críticas). Por eso te decía que coincido en muchos aspectos contigo en esta última carta. Aún así, sigo sin entender porqué siendo tú una víctima, aúpas ciegamente a la que está del lado de los victimarios.

Anónimo dijo...

¿Es esto serio? ¿Es un debate real? ¿Cómo es posible que este Sr. asista, contemple, escuche, obviamente no disfruta, con el sólo interés de des-identificarse. La presencia del voyeur errante deberá ser su próximo proyecto, ¿literario?, ¿político?, no se.

Heriberto Hernández Medina: dijo...

“Aún así, sigo sin entender porqué siendo tú una víctima, aúpas ciegamente a la que está del lado de los victimarios.”

Creo que tuerces las cosas por pura resistencia. No soy una institución y ni siquiera soy alguien que tenga el poder de aupar a nadie. Simplemente he presentado a una poeta que respeto, por las múltiples razones que ya he expuesto, y lo volvería a hacer con gusto. Que Reina haya decidido vivir donde están los victimarios no te permite afirmar en ningún modo que “está del lado de los victimarios”, sin que exista un sólo testimonio que ella lo sea. Abundan testimonios de lo contrario, pero nada puede hacer ver al que cierra los ojos. Saludos.

Anónimo dijo...

HOY HABLA FIDEL
Reina María Rodríguez

Aunque no supiéramos
qué iba a decirnos
aunque sólo fuera verlo
sentirlo detrás de la pantalla
la casa se acomodaba en silencio
y las palomos quedaban quietas.
hoy habla Fidel y yo he crecido.
por sus pequeñas arruga ha pasado ese tiempo.
vuelvo por su voz
que va llenando el barrio
de una calma que todos conocemos:
lo espera nuestros pechos
rápido fugaz
siempre cerca de lejos e3n las concentraciones
–alguno tropezó con sus ojos en la fábrica
y ya no le olvidó–
abuela lo guarda en su cartera
junto con sus lirios y amores que se fueron.
comprendo por qué
allá en la Sierra
ponían su retrato como un santo.
sólo hay una forma de quererlo:
hemos crecido dentro de él como un gran árbol
por eso lo cuidamos
con tanta vanidad y tanta fuerza.
hoy habla Fidel y mis hijos quieren boinas y barbas
no saben del hambre y de la guerra
no pueden con la palabra Nicaragua
pero se sientan frente al televisor
y cuando pasan por los parques
las calles las escuelas
lo reconocen.

Anónimo dijo...

GUARDAFRONTERA
Por Raúl Rivero

"Para que ahora duerma
y haga el amor
como un desesperado
y fume mientras dejo
escapar por la ventana
humo azul
y un cometario sobre el clima...

"Para que haya café
y un omnibus radiante,
campanas, niños, girasoles...

"Quién se desvela
en su profundo sueño...

"Quién ronda el arrecife
como un desesperado...

"Quién fuma oculto
y acaricia su perro
y su fusil
solo en la costa
toda la madrugada."


Nota: Este poema aparece en la página 300, dentro de la Colección de Poesía Cubana de la Revolución. Selección, Presentación y Notas de Ernesto Cardenal (comunista-poeta y cura nicaragüense).México Editorial-Extemporáneas S.A. 1976.

Anónimo dijo...

GUEVARA
por Raúl Rivero

Creo en la metáfora
de su última vícera
y en la tierra
que ahora mismo
lo vuelve
agua
nube
lluvia
trigo
pan

Creo en el filo de su barba
ahora piedra
rama
o flor de la selva

Creo en sus uñas:
diez pájaros oscuros
sobrevolando el mar

Creo en la austeridad de su vino
y en la FURIA de su palabra
Creo en su pelo
y en sus zapatos

Creo en su ternura
por el himno
por el estruendo
y por la pólvora..."

Anónimo dijo...

Al Anónimo.
Cuando dice "devenidos en víctimas" debe decir "devenidos víctimas". Nada, que la gramática post republicana es un desastre. Ha dicho otros disparates pero es tanto el teque que le dejo al señor Medina la tarea de editarlo.

Anónimo dijo...

LA HABANA, TESTIMONIO 69
Por Raúl Rivero

Los barcos entran al puerto de La Habana
como gigantes ciegos
tanteándole el alma a la bahía.

A bordo traen tractores
carros, maquinarias agrícolas
que horas después opera una muchacha en Camagüey
o un adolescente que abandonó su casa
que dejó la ciudad y se rompe las manos contra la tierra
porque el futuro
el pueblo
la esperanza.

A bordo vienen los marinos
poseídos por sus antepasados
nuevos conquistadores
llenos de baratijas
radios portátiles, grabadoras sanyo, camisas y perfumes
a perderse en las calles del Vedado
a cambiarlas por la piel
por la noche
por la labor de Celestina que ejerce sin prejuicio
el maricón moderno.

Los grandes barcos entran al puerto de La Habana
con sus marinos y sus máquinas
como gigantes ciegos
tanteándole el alma a la bahía.

Papel de hombre. Ediciones Unión. La Habana, 1969.
Premio David, 1969. Poesía

Anónimo dijo...

No quiero meterme en este problema, pero no se puede tapar el sol con un dedo. Es verdad que Raúl Rivero hizo mucho daño, sino, pregúntenle a Armando Alvarez Bravo, pero el castrista es hoy un exiliado, con un pasado terrible, pero Reina María Ródríguez, que también está en este debate, sigue en Cuba y su poema Hoy habla Fidel, que aquí citan, está a la altura de los de Raúl Rivero. Al menos él se arrepintió de su pasado, ella nunca ha renegado de su poema, o sí, y yo no lo sé.

Anónimo dijo...

“…ella nunca ha renegado de su poema, o sí, y yo no lo sé.”

Si, no lo sabes. Estas hablando de cosas que desconoces. Léase este dosier (http://cubistamagazine.com/dossier.html). La firma de Reina María Rodríguez aparece en sus documentos. Dime cuantos de los intransigentes Mayameros de hoy tuvieron valor de firmar algo así estando en Cuba, y seguir allí sin pactar con el régimen, escribiendo su obra y apoyando todo proyecto literario independiente que le parece valioso.
Hace bien el Sr. Medina en no seguir dando explicaciones a quien no quiere entender.

Anónimo dijo...

El personaje escribe: "Léase este dosier (http://cubistamagazine.com/dossier.html). La firma de Reina María Rodríguez aparece en sus documentos. Dime cuantos de los intransigentes Mayameros de hoy tuvieron valor de firmar algo así estando en Cuba"

Leo: "Declaración de principios del Proyecto PAIDEIA"

Cito de la declaración: "Los abajo firmantes somos parte inalienable de esa [generación] joven generación que asegura hoy el presente y el mañana de nuestra Revolución socialista".

Conclusión: Sigo sin entender porqué Heriberto promueve y respalda a una mujer tan sumisa al castrismo como Reina María Rodríguez.

Anónimo dijo...

Mas claro ni el agua.