sábado, 8 de noviembre de 2008

AGRAVADO POR LA NOCTURNIDAD


Por Heriberto Hernández.

La poesía es un suceso nocturno, su escritura. El ejercicio medieval de ir al encuentro de la palabra que ha de nombrar cada acto, cada gesto en que recordamos haber estado, hemos de incurrir, o soñamos perpetrar con entera premeditación, nos hace cómplices del par indisoluble en que la nocturnidad es el inicio y el fin. La noche no es, en este libro, el espejo natural en que se superponen múltiples oscuridades. Es la otra luz, ese otro sitio, iluminado apenas por las sutilezas del adjetivo justo, robado a las sombras por el ritmo que enaltece oquedades, donde el sonido de versos medidos con el patrón de oro destinan cada inflexión de la voz al sitio que más nos ampara. Carlos Pintado no ensombrece, funda en las sombras una luz otra que es la noche. “La noche avanza breve por mi cuerpo", dice convencido de que, sólo en la oscuridad, otras palabras pueden ser también la luz u otro dibujo valioso.


Nota: Este libro podrá adquirirse los días 14, 15 y 16 de Noviembre, durante la XXV Feria Internacional del Libro de Miami en el stand de Bluebird Editions (Stand 346 E. 3th ST entre NE 1st Ave and NE 2nd Ave.)

CARLOS PINTADO: (Pinar del Río, Cuba, en 1974) Licenciado en literatura inglesa, narrador, ensayista y traductor. En 2006 ganó el premio Sant Jordi de poesía, en Cataluña, España, con el libro Habitación a oscuras, publicado en el 2007 por ediciones Vitruvio, de Madrid. Ese mismo año había publicado Los bosques de Mortefontaine, con Bluebird Editions (EUA); en el 2000 publicó su primer libro de ensayos, La seducción del minotauro, y en el 2005 había publicado el poemario El diablo en el cuerpo. En 1998, tradujo y publicó una antología de poetas americanos e ingleses, con el título de La rosa de Coleridge; poemas y cuentos suyos han aparecido en diversas antologías, y su literatura se ha difundido en alemán, inglés y turco.

1 comentario:

chiquitacubana dijo...

Vas a tener que ponerme fragmentos de los libros que mencionas, Heriberto, en este pueblucho del fin del mundo, no llega litertura en español, remedia mis males, señor!!!!
Un abrazo.