domingo, 3 de mayo de 2009

SALDO

.
.
.
......................LVI
.Las aguas que recorren un camino impalpable,
...y el miedo, y las palabras que el miedo no pronuncia,
...y el mar que retrocede, y la luz que renuncia
...a iluminar los páramos de un dolor insondable.

Y este madero burdo, árbol muerto que anuncia
...las fibras de otras muertes, y esta herida incurable
...que prefigura el cielo como un diezmo impagable
...y forjará los clavos y urdirá la denuncia.

Y el viaje, y el regreso, y el velamen plegado,
...blanco u oscuro como los muros que he erigido,
...y este artefacto inmóvil de huesos que he agotado.

Y estas páginas blancas, y este libro destruido
...por fuegos menos obvios, y este sitio vedado
...son las razones todas de cómo es que he vivido.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

creo que estan hablando de usted en Varela blog.

Anónimo dijo...

http://anonimoscubanos.blogspot.com/

chiquitacubana dijo...

Heriberto, este poema me estremece. Estas usando las palabras con mucha fuerza, y hay una sonoridad y un dolor tan presente...

saludos

Heriberto Hernández Medina: dijo...

No creo, no hay mucho que decir. Además, me basta con lo que dicen acá de mi poesía, que casi siempre es más de lo que merezco. Gracias Marga.

ARÍSTIDES VALDÉS GUILLERMO dijo...

El soneto es excelente. Muy bien logrado el uso del polisíndeton. Pienso, sin embargo, que podrías hacerlo impecable si cambiaras una de las dos rimas de los tercetos:abusas de los participios. No creo que te resulte difícil conseguirlo.

Un abrazo

Arístides V.

Heriberto Hernández Medina: dijo...

Quirúrgico comentario, doctor.
Usted siempre a la caza de "la perfección que muere de rodillas".
Un abrazo, amigo. Gracias.