sábado, 17 de abril de 2010

ÚLTIMAS MONEDAS / Ihosvany Hernández González

.

.
(Díptico)
.
I
buscábamos la piedra, aquel sitio del país
que se marchitaba a los pies
la cuerda marcaba el regreso y confiados
nos dimos a la juerga sin importarnos
la luz que se fue retirando en la crispadura
fuimos hacedores de milagros
contorsionistas en una feria sin preludio
todo intento goza de su quimera
del vértigo que produce la confianza
todo juego lleva un nuevo paquete de cartas
unas monedas. al desapercibir el hilo
perdimos la orientación de las galeras
y no hubo rey a quien sobornar
no hubo albor prorrumpiendo en la oquedad
pretendimos ser salvados desde un pozo innombrable
maquinando otro juego
cuando las monedas fueron retiradas
el silencio fue un instante
una reminiscencia que entrego a la noche.
.
II
dimos las últimas señales por si alguien nos observaba
fue extenuante la esperanza
largos días de zozobra y mudez
vencimos los pocos recursos intentando hallar la salida
vernos de vuelta
recobrar la lucidez de aquel ego prorrumpiéndose sin avergonzarse
de una imagen distorsionada e irreverente
la confusión fue inevitable
toda palabra engendra música
todo asechanza acaba por desmentir al hombre.
.
ay de mi mano
intentando dibujar aquella cuerda, intentando jugar al cero
ay del ídolo cayendo en su perfección sobre el agua de mi boca.
..
hoy me propongo sostener el rito que conferimos a la tarde
el vicio para subsistir sobre el país
que ya es un signo en medio del mar, un símbolo en el agua.
.
ay de mi mano que escribe estos horizontes
que dibuja otro cielo y otro nombre sobre estas palabras
que algún día tuvieron un sitio
para el otoño y quedaron allí
como un extraño mapa sobre la mano que tiembla
y escapa ante estas verdades que no diré más.
..
Ihosvany Hernández González
: (Ciudad de la Habana, 1974) Poeta, Narrador y escritor de programas dramáticos para emisoras de radio. Su relato Salón Sahara fue incluido en la antología: The political participation of Latin Americans in Canada (Jorge Ginieniewcicz & Daniel Schugurensky, editores. OISE/UT, 2006), y su poemario “Algún sitio para este otoño” es incluido en la antología Proemio nueve (2008) que recoge las obras ganadores y finalistas del Premio Artífice (Granada, España). Ha colaborado para varias revistas digitales como Decir del Agua, Remolinos, Letralia, La zorra y el cuervo y Cañasanta. Desde el 2004 reside en Montreal, Canadá.
.

1 comentario:

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

Me ha gustado mucho este poema, gracias por compartirlo.